La confianza del consumidor subió 4,4 puntos en junio en relación al mes anterior, hasta situarse en 89,3 puntos, alcanzando niveles similares a los obtenidos antes del inicio de la crisis, a mediados de 2007.